Dedicada exclusivamente al tratamiento de enfermedades oculares la Clínica BELMONTE fué construida en 1920 y reformada y ampliada en 1945.

El edificio consta de una planta de semisótanos, dedicada a los servicios accesorios (cocina, lavadero, calefacción, almacén, etc.) y vivienda del personal encargado de los mismos, entresuelo destinado a Consultorio y una planta principal exclusivamente para los servicios de Cirugía Ocular.

Consta el Consultorio de tres salas de espera, una sala destinada a la recepción de enfermos y realización de curas, otra de exámenes especiales, una sala de refracción, otra de ficheros y una laboratorio de fotografía.

El piso destinado a Cirugía se compone de quirófano con sala de esterilización adyacente, dos salas de cuatro camas cada una, para hombres y mujeres respectivamente y tres habitaciones individuales.

Una pequeña nave situada lateralmente contiene las habitaciones para la monja de guardia, el laboratorio y taller mecánico.